⚠️ ¡Lo que NADIE sabe! La GUERRA por los derechos AUDIOVISUALES en el fútbol FEMENINO | RFEF vs ACFF

¿Estás cansada de que cada fin de semana tengas que estar pendiente de qué partidos se retransmiten y qué partidos no?

¿Estás harta de tener que zapear entre BarçaTV, GolTV, TDP y demás para poder ver los pocos partidos que se retransmiten?

¿No entiendes por qué no se televisan todos los partidos cuando se vendieron los derechos a MediaPro por 3 Millones durante 3 temporadas?

No te preocupes, no es tu culpa. Es evidente que hay cosas que no sabes y es porque este confinamiento han habido algunas modificaciones que han alterado el tema de los derechos audiovisuales. Y es que si aún no lo sabes, hay una guerra abierta por este tema, y al final está ocasionando que cada fin de semana tengamos que cruzar los dedos para poder ver un poco de fútbol femenino.

 

1. CONTEXTO

Para ponernos en contexto debemos remontarnos al Real Decreto-ley 5/2015, de 30 de abril, de comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional. En su art. 2.2 se establece que los clubes son los titulares de sus derechos audiovisuales.
Y luego, en el punto 2 dice que los clubes que participen en una competición profesional, tendrán que ceder OBLIGATORIAMENTE los derechos a la entidad organizadora para que comercialice de forma conjunta los derechos audiovisuales.
Esto significa que los clubes de competiciones profesionales ostentan la titularidad de los derechos audiovisuales. No obstante, se les obliga a ceder la comercialización de los derechos a la Liga, que es la organizadora de la competición, para vender de forma conjunta los derechos y así conseguir más ingresos.
A la RFEF, por su parte, le correspondía la comercialización de los derechos de la Copa de S.M. el Rey, y de la Supercopa de España.

¿Y qué pasa con los derechos audiovisuales del fútbol femenino?

Evidentemente, el citado artículo dejaba fuera de esta obligación a los clubes pertenecientes a competiciones no profesionales, como lo es el fútbol femenino, resultando por tanto los clubes libres para la comercialización de los derechos audiovisuales.
De esta manera es como la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) firmó un acuerdo con Mediapro por tres temporadas a razón de 3 millones de euros por temporada. El resto de clubes que no forman parte de la ACFF emiten sus partidos libremente por sus propios medios, hecho que en su debido momento también fue motivo de conflicto.

 

2. PRIMEROS PROBLEMAS

Pero centrándonos en la controversia que nos trae a este momento, la RFEF consideraba que sí tenía capacidad para gestionar los derechos audiovisuales de los clubes de fútbol femenino, razonamiento que llevó a la ACFF a presentar demanda ante el juzgado de lo mercantil sobre los derechos audiovisuales. El procedimiento finalizó declarando que:

“los clubes de fútbol femenino ostentan la titularidad de los repetidos derechos audiovisuales y que la RFEF sólo puede explotarlos previa cesión de los mismos.”

Dicho lo cual parecía que estaba todo claro, esto es, que la RFEF no podía continuar con sus pretensiones, ya que al ser la Primera Iberdrola una competición no profesional, no le era de aplicación la obligatoriedad de ceder la comercialización de los derechos audiovisuales.

 

3. EL ESTADO DE ALARMA

El estado de alarma trajo consigo un nuevo decreto-ley que no dejó indiferente a los clubes de fútbol femenino. Tras unos meses de aparente calma, se publicó en el BOE el nuevo RDL 15/2020, que, entre otras materias, modificaba el RDL 5/2015.
En esta reforma se contempló una modificación muy importante, los derechos audiovisuales de los clubes no profesionales seguirán siendo propiedad de los mismos, pero se otorga a la RFEF la potestad para comercializar el resto de competiciones de ámbito estatal que organice.
Esta facultad la encontramos en el art. 8.1:

“La Real Federación Española de Fútbol podrá comercializar directamente los derechos audiovisuales de la Copa de S.M. El Rey, de la Supercopa de España y de las demás competiciones de ámbito estatal que organice, tanto masculinas como femeninas, de conformidad con el artículo 4.”

Así las cosas, tras este nuevo Real Decreto-ley los clubes de fútbol femenino seguían teniendo la titularidad de los derechos, pero sería la RFEF quien podría comercializarlos.

La guinda del pastel

Lejos de tirar la toalla, la RFEF lo volvió a intentar una vez más hace unos días, con la modificación de sus estatutos.
En la redacción inicial de la reforma del art. 5 de los estatutos, que recoge las competencias de la federación, concretamente en su letra C, se indicaba que la RFEF “ostenta la plena titularidad de los derechos sobre las competiciones no profesionales, así como de su explotación comercial”. No obstante, si ahora consultáramos el art. 5 de los estatutos, no veríamos nada de esto. ¿Por qué?
Porque el Consejo Superior de Deportes (CSD), a través de su Comisión Directiva, es quien debe realizar la aprobación definitiva de los estatutos, y emitió un informe, al que hemos tenido acceso, en el que rechazó tal redacción, señalando que:

“No parece que pueda aceptarse esta redacción ya que, si bien puede admitirse que la RFEF ostenta la titularidad de la competición oficial de fútbol de carácter no profesional organizada por ella (esto es, no de la profesional, ni de la autonómica), en tanto que organizador de la competición, lo que no puede aceptarse es que tenga la “titularidad plena de los derechos sobre dichas competiciones y en su explotación comercial”.

¿Entonces no pudieron incluir dicha cláusula en los nuevos estatutos? Bueno, pues lo que hizo la RFEF tras el informe negativo del CSD seguro que no deja indiferente a nadie, ya que lo que hizo fue simplemente cambiar la cláusula de lugar, y en vez de establecerse en la cláusula 5, la encontramos en la cláusula 6 (“competencias ejercidas por delegación del CSD”). Así, la cláusula 6.b de los nuevos estatutos de la RFEF dice lo siguiente:

“A estos efectos, ostenta la titularidad de los derechos sobre dichas competiciones y de su explotación comercial sin perjuicio de lo previsto en la legislación vigente para las competiciones profesionales y del respeto a los derechos e intereses legítimos de los clubes deportivos, de los futbolistas, de los entrenadores y de los árbitros miembros de la Federación.”

 

4.¿QUÉ VA A PASAR AHORA CON LOS DERECHOS AUDIOVISUALES DEL FÚTBOL FEMENINO?

La situación actual en base a lo explicado es la siguiente: Los clubes de fútbol femenino siguen siendo titulares de sus derechos, ya que los estatutos de la RFEF no pueden ir en contra del RDL 5/2015 ni de las diversas resoluciones judiciales que así lo determinan.
No obstante, sí que podrá comercializar con los derechos audiovisuales en virtud de este nuevo real decreto-ley 15/2020, pero entendemos que deberá esperar a que expire el contrato vigente entre Mediapro y la ACFF y los que hubieren firmado los otros clubes con otros operadores.
Este pitote que os acabo de explicar, esta modificación de estatutos, llevó a la ACFF a impugnarlos, por considerar que la RFEF no tiene competencias para autoproclamarse titular de nada. Hasta donde yo sé de momento el recurso ha sido admitido a trámite.

 

5.SITUACIÓN ACTUAL Y QUÉ VA A PASAR CUANDO LA COMPETICIÓN SEA PROFESIONAL

Por último, destacar que ya hemos visto que existe el programa élite, de la RFEF que tiene el objetivo de dar ayudas económicas a los clubes de fútbol femenino, pero la RFEF puso una condición para recibir esas ayudas, y era poder ceder los derechos audiovisuales.
Evidentemente, la ACFF ya quedaba automáticamente fuera de la posibilidad de recibir nada de estas ayudas, porque tienen los derechos cedidos a MediaPro, y, desde mi punto de vista, esto deja de considerarse ayuda a ser básicamente un contrato mercantil, pero yo eso lo dejo ya a opinión de cada uno.
En cuanto a la liga profesional, es lógico pensar que cuando se profesionalice, se cedan los derechos al organizador de la competición, para que de forma conjunta se comercialice con los derechos, tal y como ha venido haciendo el fútbol masculino todos estos años. Pero esto, está por ver…

Control económico sobre los clubes femeninos

Y a todo esto se suman las normas de control económico que la RFEF ha enviado a los clubes de fútbol no profesionales (Segunda División B, Tercera o fútbol femenino) además del fútbol sala.
Normas que desde la temporada 2021-2022 llevarán aparejadas sanciones para quienes no las cumplan. Algo que desde la Asociación entienden que no pueden ejercer en tanto la RFEF es el organizador de la competición pero no tiene esa potestad de control económico sobre los clubes. Tanto los que dependen de la propia Asociación como los cinco que actualmente están al margen.
No debemos olvidar que la Asociación también tiene impugnado ante el CSD las normas de competición elaboradas por la RFEF sobre la liga femenina para la presente temporada 2020-2021.
/ Derecho Deportivo