Despido nulo a una trabajadora embarazada

En este supuesto, la trabajadora fue despedida disciplinariamente por abandonar su puesto de trabajo una mañana (a pesar de que aportó de forma posterior el justificante médico debido a que le estaba dando un ataque de ansiedad por problemas con los superiores de la empresa).

Aún recibiendo el justificante la empresa no se retractó, y en el acto de conciliación le informamos de que la trabajadora estaba embarazada, por lo que si continuaban adelante, era probable que perdieran y que tuvieran que readmitir a la trabajadora en un futuro.

La empresa alegó que desconocían que estuviera embarazada y que por tanto el despido no podría ser nulo, pero nada más lejos de la realidad .

Independientemente de si la empresa sabe o no que la trabajadora está embarazada, si el despido era considerado improcedente automáticamente pasaría a ser nulo.

El día de la vista, antes de entrar en sala, la empresa intentó llegar a un acuerdo: pagar las cantidades que nosotros solicitábamos con la condición de pagar a plazos.

No obstante, la trabajadora, que por culpa de que la empresa no emitió certificado a la TGSS no pudo cobrar el paro durante muchos meses, se negó a dicho acuerdo y entramos en sala, con la correspondiente Sentencia estimatoria, declarando el despido NULO. Dicha Sentencia condenó a la empresa al pago de 4.000€ por daños morales, readmisión inmediata de la trabajadora, y el pago de los salarios de tramitación.

¡Podemos ayudarte!

Ponte en contacto con nosotros y resolveremos tu caso.